Cómo trabajamos...

Para nosotros es prioritario el bienestar de la persona. Buscamos el modo de ayudarte de la mejor forma y lo más rápidamente posible. El psicólogo nunca juzga, nunca dirige y nunca impone. Nuestra función es asesorar y acompañar al paciente en el proceso terapéutico. La relación se basa en el respecto, la credibilidad, la confianza y la colaboración.

La privacidad más absoluta está garantizada.

Inicialmente, recogeremos tus datos e historia y se hará una evaluación. A veces, es precisa la aplicación de cuestionarios o tests. Se establece un diagnóstico y un plan de intervención. Según el problema, elegiremos las técnicas y/o ejercicios que mejor se adapten a tu caso. Aunque tenemos una experiencia de más de 25 años, nos mantenemos al día en los últimos avances en Psicología.

A veces precisamos trabajar con otros profesionales de la salud, como psiquiatras, nutricionistas, neurólogos, fisioterapeutas, neuropsicólogos…

La duración de la terapia es variable. Intervienen factores obvios como el tipo de problema a tratar, su gravedad y el tiempo que se lleva sufriendo, y también el compromiso del paciente con la terapia y su colaboración. Hay problemas que se solucionan en muy pocas sesiones, pero la mayoría, se resuelven en un periodo de tiempo entre 3 y 6 meses.

La frecuencia de las sesiones también varía según el problema y la evolución. Generalmente empiezan siendo semanales, después quincenales e, incluso, mensuales.

La duración de cada sesión es de 50-60 minutos, en el caso de adultos y variable, de 30 a 50 minutos, con los niños.