¿El desayuno, la panacea de las comidas?

Hoy en día, se sigue manteniendo la idea de que el desayuno es la comida más importante del día, ya que, a lo largo de los tiempos, las organizaciones sanitarias han atribuido beneficios como mejora en el rendimiento cognitivo, reducción de la diabetes o control en el peso corporal 1,2.  En el último año, se ha investigado si realmente es el desayuno la panacea de las comidas, debido a la gran repercusión que tiene el ayuno intermitente.

Para conocer si realmente el desayuno es tan importante, se han realizado varios estudios, revistas, y artículos, pero, en concreto, se ha efectuado un meta-análisis (un estudio de estudios) sobre el impacto del desayuno en el peso corporal 3.  El resultado ha sido que el desayuno no podría ser una buena estrategia para perder peso, puesto que podría tener el efecto contrario, debido a que ingerir el desayuno conllevaba un aumento del gasto calórico respecto al ayuno intermitente. También se observó que las personas que realizaban el desayuno tenían mayor apetito, llegando a consumir más calorías.

No obstante, de igual manera que el desayuno podría ser una comida más, se puede afirmar que los beneficios del ayuno intermitente (a lo que peso corporal se refiere) pueden deberse al déficit calórico diario, más que como una ventaja metabólica. Por ello, se necesitarían más ensayos para determinar el papel del desayuno en el enfoque del control de peso.

Hay que tener en cuenta el factor de la adherencia como uno de los más importantes en el control del peso, por lo que incluir el desayuno en la planificación nutricional debe ser una decisión individualizada, teniendo en cuenta muchos aspectos del individuo como gasto calórico, tolerancia gastrointestinal, niveles de glucógeno hepático, competiciones, etc.

 

 

 

REFERENCIAS.

  1. Cubero J, Guerra M, Costillo Borrego E, Pozo E, Ruiz C. Análisis del desayuno en una población de escolares del 3º ciclo de Primaria; un recurso didáctico en Educación para la Salud. Campo abierto: Revista de educación 2013;32(2):145-53.
  2. A. Martí del Moral, A. Sánchez Taínta, M. Muñoz Hornillos, M. Muñoz Hornillos. La alimentación del niño y el adolescente. En: Mercedes Muñoz, Javier Aranceta, Isabel GarcíaJalón, editores. Nutrición aplicada y dietoterapia. 2ª ed. Pamplona: EUNSA; 2004. p.947-78.
  3. Katherine Sievert, Sultana Monira Hussain, Matthew J Page, Yuanyuan Wang,1 Harrison J Hughes, Mary Malek, Flavia M Cicuttin. Effect of breakfast on weight and energy intake: systematic review and meta-analysis of randomised controlled trials. BMJ 2019;364:l42 | doi: 10.1136/bmj.l42

2 Comentarios

  1. Me parece un artículo muy interesante. Creo que hay muchos mitos dentro de la nutrición, que hacen mucho daño a la población. Sin duda, consultar con un nutricionista es la mejor opción para tener la información correcta. Muchas gracias!

    • Agradecemos tus comentarios Beatriz. Estamos a tu disposición en nuestro centro y si no estás cerca podemos vernos online. Sin duda los profesionales siempre somos la mejor opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *